in , ,

M1 Pro y M1 Max: los nuevos procesadores de Apple son bestias con hasta 32 núcleos de GPU y que por fin soportan 64 GB de RAM

Apple acaba de anunciar el M1 Pro y el M1 Max, los primeros procesador de Apple silicon pensado para equipos profesionales, los nuevos MacBook Pro. Tiene tres veces el ancho de banda del M1, y es un 70% más rápido que el M1, anunciado en noviembre de 2020. Junto a él, Apple ha presentado el M1 Max, que tiene el doble de ancho de banda del M1 Pro, y llega con 57.000 millones de transistores, por 33.700 millones del M1 Pro.

Tal y como se esperaba, estos nuevos chips son auténticas bestias en todos los sentidos, y Apple ha vuelto a sacar pecho de ellos comparando con gráficas en las que no muestra bien contra qué se productos se exactamente, pero poniendo énfasis en que todo lo hace con mucho menos consumo que su competencia, tanto en GPU (compactas y de alto consumo en portátiles) como en CPU.

M1 Pro, 10 núcleos de CPU, 16 de GPU y hasta 32 GB de RAM

M1 Pro

El M1 Pro parecía la gran sorpresa de la keynote, pero solo ha sido el primer producto. Cuenta 10 núcleos de CPU y 16 de GPU. Lo primero es «el doble» que el M1 si contamos que ahora hay 8 núcleos de alto rendimiento y dos de alta eficiencia. Es en gráficos donde sí que llega el doble sin asteriscos, dando mucha más capacidad en juegos y en aplicaciones que necesiten potencia de cálculo en compute con Metal.

La GPU está compuesta de 2.048 unidades de ejecución, con una potencia de 5,2 teraflops, que ofrecen 164 gigatexels por segundo y 82 gigapixels por segundo. El Neural Engine cuenta de nuevo con 16 núcleos, que prometen 11 TOPS.

Gpu M1 Pro

Ahora soporta hasta 32 GB de RAM (por 16 del M1), y cuenta con soporte para dos pantallas externas, y con un codificador y decodificador para el formato Apple ProRes. Habrá que ver qué es capaz de hacer el público con esos 200 GB/s, que triplican la cifra del M1. Con un rendimiento similar en GPU al de gráficos dedicados de PCs, Apple presume de que con el M1 Pro lo logra usando un 70% menos de energía.

En pruebas mostradas por Apple, con el M1 Pro se consigue hasta 3 veces el rendimiento en Logic Pro del MacBook Pro de 13″ con Intel Core i7 de cuatro núcleos. En GPU, respecto a la Intel Iris Plus de ese modelo, el M1 Pro logra, con 16 núcleos de CPU, 9,2 veces el rendimiento renderizando 4K en Final Cut Pro, y en 1,7 veces más que la Radeon 5600 de 8 GB HBM2 que hasta ahora estaba en el MacBook Pro de 16″. En Maxon Cinema 4D, 3,6 veces veces el rendimiento 3D que la Iris Plus y 2,5 veces más rápido que la Radeon 5600 mencionada.

M1 Max: la auténtica bestia de Apple contra Intel y AMD

M1 Max

Si el M1 Pro ha parecido sorprendente, el M1 Max es lo que cabe esperar ver en equipos portátiles profesionales «de verdad». Por fin llega el soporte de hasta 64 GB de RAM, soporte para cuatro pantallas externas, 400 GB/s de ancho de banda, y a diferencia del M1 Pro, 32 núcleos de GPU, que Apple ha comparado directamente con las gráficas dedicadas de alto consumo en portátiles grandes. La GPU está compuesta de 4.096 unidades de ejecución, con una potencia de 10,4 teraflops, que ofrecen 327 gigatexels por segundo y 164 gigapixels por segundo.

Los 10 núcleos de CPU llegan, como los del M1 Pro, en la misma configuración de 8+2, con 8 núcleos de alto rendimiento y 2 de alta eficiencia. El proceso de fabricación, como el del M1, es de nuevo de 5 nanómetros. En rendimiento de CPU, Apple promte un rendimiento más de dos veces superior al del i9 de 8 núcleos que hasta hoy tenía el MacBook Pro de 16″, mientras que con dinámica de fluidos de NASA TetrUSS es hasta 3 veces más rápido que ese i9.

M1 Max D

Otra de las promesas de Apple con el M1 Max es que no bajará el rendimiento cuando los MacBook Pro equipados con él funcionen con batería, frente a lo que dice que ocurre en portátiles PC. Se debe, de nuevo, a la eficiencia de la que presumen. Apple asegura que el M1 Max será capaz de superar en gráficos a portátiles PC profesionales compactos, usando un 40% menos energía. Según sus gráficas, 100 vatios menos que una GPU comparable (más lenta incluso) de 160 vatios de consumo.

Con ese consumo, Apple presume de ser 4 veces más rápida renderizando con Redshift que la Radeon 5600M de 8 GB de memoria HBM2 que tenía el MacBook Pro de 16″ que se vendía hasta hoy. En Photoshop, por ejemplo, las funciones aceleradas por GPU son 2,1 veces más rápidas que dicha AMD.


AirPods (3ª generación): los nuevos auriculares TWS de Apple llegan con hasta 30 horas de autonomía y soporte para «audio espacial»

Apple redobla su estrategia de chips con las nuevas MacBooks de precio premium