in ,

Activision Blizzard finaliza su compra de acciones, corta con Vivendi y regresa a la senda independiente

Por Alberto Ballestin

Incluso si eres uno de esos usuarios que se quedaron con un mohín de decepción al comprobar que Diablo III no cumplía las expectativas generadas durante más de una década de espera, siempre te quedará el consuelo de que tu compra ha servido para garantizar una Blizzard más independiente, y con algo de suerte, también más creativa.

La maniobra de separación, anunciada a finales del mes de julio, ha estado capitaneada por Bobby Kotick y Brian Kelly, CEO y presidente respectivamente del consejo de Activision Blizzard, y ha finalizado con la autocompra de 429 millones de acciones y otros activos por aproximadamente 5.830 millones de dólares. Kotick y Kelly, por su parte, han adquirido 172 millones de acciones (casi el 24,7% de la compañía) por 2.340 millones de dólares con la ayuda de varios fondos de inversiones.

Vivendi Universal se quedará finalmente con 83 millones de acciones, que representan aproximadamente el 12% de Activision Blizzard, mientras que los 690 millones de acciones restantes quedarán en manos del público.

Kotick, arquitecto de este acuerdo y propietario parcial de esta independizada Activision Blizzard, asegura que gracias a su nuevo status los desarrolladores de la compañía se beneficiarán de un «claro compromiso para crear grandes juegos».

Esperemos que también sirva para evitar nuevos cierres y despidos.


Fastrax y LaCie celebran exitoso evento en Saltos de Guairá

Corsair compagina iluminación y flexibilidad en el nuevo Gabinete para PC Graphite Series 230T