Triple Frontera busca recuperar post-Coronavirus

Reportajes

Ciudad del Este sufre los impactos de la crisis provocada por la pandemia y depende de ayudas federales para retomar su economía

Por Ronildo Pimentel

La pandemia del nuevo Coronavirus (Covid-19) golpeó a los habitantes de la Triple Frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina. Los gobiernos decidieron el 18 de marzo cerrar las fronteras interrumpiendo el tráfico de personas en los puentes Amistad y Tancredo Neves. La estrategia, para prevenir la entrada y propagación de la enfermedad, llegó con la cuarentena y el cierre de actividades económicas.

La región, que el año pasado recibió más de dos millones de visitantes de todo el mundo, prácticamente se detuvo sin turismo en las Cataratas del Iguazú, Itaipu Binacional y Marco das Três Fronteiras, sin compras en Ciudad del Este. Sin actividades económicas, los problemas sociales crónicos solo han aumentado.

Después de seis meses, aún persisten las dificultades para la apertura total de las fronteras, debido a los índices de contaminación de la enfermedad. El lado paraguayo es el más afectado por el cierre causado por la pandemia Covid-19 y la recuperación requerirá un período más largo. La valoración la realiza el empresario Juan Vicente Ramírez, presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad del Este.

El centro comercial, conocido por la venta de productos tecnológicos importados de última generación, tiene más del 60% de las 5.000 tiendas cerradas.

La Cámara de Comercio estima que más de 75.000 personas en la región se quedaron sin opción de ingresos, afectando directamente a más de 100.000 habitantes.

En este período de cierre fronterizo, aún con autorización para reabrir establecimientos comerciales en Ciudad del Este, el volumen de ventas no representa el 5% del anterior, que fue de aproximadamente US $ 500 millones mensuales. Esto se debe a que los clientes brasileños y extranjeros deben cruzar el Puente de la Amistad Internacional.

Caminos futuros

La reapertura total del Puente de la Amistad ya no es el único factor que se lleva el sueño de los empresarios de Ciudad del Este, capital del departamento del Alto Paraná. Buscan alternativas para mantener la competitividad y así atraer compradores, los mismos productos estarán en las tiendas libres de impuestos de Foz do Iguaçu, en el lado brasileño de la frontera.

Para mantener los precios bajos, los comerciantes quieren que el gobierno federal cree un impuesto único del 4% sobre los productos comercializados. Señalan que en las tiendas de libre comercio de Brasil, los mismos bienes del lado paraguayo gravan el 6% de los bienes importados y el 3% de los desnacionalizados (producidos en el país).

En Ciudad del Este, las tarifas oscilan entre 2%, 4%, 8% y 40%. La intención es crear un impuesto único del 4% sobre los productos, informa Oscar Manuel Airaldi Roux, consultor de la Cámara de Comercio local, y representante en el Equipo Económico Nacional, donde se analiza un régimen turístico para las ciudades fronterizas.

Entrega fronteriza

Otra forma de intentar recuperar la economía entre Brasil y Paraguay es la entrega fronteriza. Las negociaciones entre los dos países, para establecer un mecanismo de comercio entre ciudades fronterizas, no incluyen la apertura de fronteras.

Los primeros mecanismos comerciales serán en los pasos fronterizos de Pedro Juan Caballero con Ponta Porã, en Mato Grosso do Sul y Salto del Guairá con Guaíra, en el oeste de Paraná. La propuesta establece que los almacenes calificados podrán vender y entregar productos a través de la frontera.

Dificultades

El gobierno del presidente Mario Abdo Benítez busca alternativas económicas para ayudar al sector comercial en las regiones fronterizas de Paraguay, que son las más afectadas por el cierre de acceso a Brasil y otros países. Para los residentes de estos lugares, se creó una ayuda de emergencia con la intención de minimizar las dificultades.

En los primeros 20 días de agosto, Paraguay registró un avance por encima del promedio del número de nuevos casos de Covid-19, lo que hizo que el país saltara al primer puesto en la tasa de transmisión de América Latina, con 1,95. Según los infectólogos, cuando la tasa de contagio es superior a 1, se acerca un brote de la enfermedad. Cuando baja, la pandemia está en declive.

A la mañana del sábado (22), Paraguay, con 6.956 millones de habitantes, registró 12.536 casos confirmados de Covid-19, con 182 muertes. El país también tiene 253 pacientes hospitalizados y 7.007 recuperados, según datos del Ministerio de Salud.

Más articlulos

Recientes